El láudano, la sustancia “cura-todo” de Paracelso

Quizás unos de los retos farmacológicos básicos a la hora de crear un nuevo medicamento es que esa sustancia sea efectiva. Dicho de otra manera, la meta principal de toda sustancia farmacológica es poder combatir la dolencia o el malestar para el cual fue creado. A mediados del siglo XVI, el afamado alquimista suizo Paracelso creó una sustancia que parecía combatir todos los males físicos que aquejaban al hombre. La denominó “láudano” y consistía en una una preparación compuesta  por vino blanco, azafrán, clavo, canela y otras sustancias además de opio.

Paracelsus01

Paracelso (1493-1541)

El láudano era recetado para absolutamente todo, era la panacea de todas la dolencias, algo así como la aspirina de su tiempo. Se lo usaba para combatir desde un dolor de muelas hasta los dolores producidos por el cáncer y otras enfermedades terminales, pasando por gripe, diarreas, tuberculosis y toda dolencia imaginable. Las virtudes del láudano recaían sobre las propiedades sedantes del opio, aplacaban los dolores y le permitían a el paciente poder sobrellevar la enfermedad.

Frasco de Láudano de 100 ml

El láudano es un buen ejemplo para entender la mentalidad médica de la época. Hoy en día ningún médico en su sano juicio puede defender la idea de una “panacea para todos los males”, se entiende que debido a la multiplicidad de dolencias que aquejan al hombre de hoy en día, es necesario combatirlas con todo un arsenal de medicamentos cada vez más variado y complejo. Pero podemos sacar otra conclusión de la creación del láudano, quizás demuestra el abandono de la influencia celestial en los asuntos médicos (Dios curaba todos los males) a una noción cada vez más materialista y real de las enfermedades,  los dolores físicos no se pueden curar de la misma forma que los dolores espirituales, se necesitaban que buscar alternativas y el láudano fue una de ellas.

Anuncios

5 Respuestas a “El láudano, la sustancia “cura-todo” de Paracelso

  1. Una entrada interesante e informativa. Concisa y con las principales dudas y temas abarcados.
    La lectura final es bastante subjetiva, por ejemplo nosotros le hacemos otra lectura, observando como Paracelso(como alquimista) tiene ese criterio de elementos y creaciones absolutas. Si bien la piedra filosofal todo lo puede(según cada autor) el láudano es una especie de elemento absoluto frente a la enfermedad.
    Sobre la físico y lo espiritual, recordemos que la alquimia es una para-ciencia, es un baile entre lo espiritual y la creencia con la química y la ciencia.
    Muy buen blog!!!
    Un saludín, GoBri!!!

    • Sin duda! La lectura final es subjetiva, pero no taxativa. Las conclusiones que saqué son unas pocas dentro de tantas que se pueden extraer. Lo que tu dices es cierto, el absoluto en medicina se transforma en lo relativo, la medicina comienza a caminar sobre la incertidumbre, la experimentación y la observación, El láudano de Paracelso es un comienzo, un inicio, refleja el afán del hombre por curar a su semejante empleando creaciones humanas, terrenas, sin apelar a oraciones o elementos sobrenaturales.
      Saludos, GoBri. Gracias por comentar.

  2. Pingback: Franz Anton Mesmer y el magnetismo animal (II) | El globo de Gambetta·

  3. Pingback: BABY FARMING (II). Los infanticidios masivos |·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s