Franz Anton Mesmer y el magnetismo animal (II)

La estadía en París y su famosa “cubeta”

Como ya mencioné en el artículo anterior, Mesmer huye de Viena y se establece en París. Su presencia en la capital francesa fue un furor, los parisinos se agolpaban en su consultorio para poder experimentar este mágico tratamiento que según las palabras de Mesmer, curaba todo tipo de enfermedades sin necesidad de pastillas o cirugías.

La clínica del Dr. Mesmer deslumbraba: salas de espera enormes, espejos suntuosos, fragancias de incienso en el aire. En el medio de la sala estaba la “cubeta”: una bañera ovalada de unos 30 centímetros de profundidad y un metro y medio de largo. En la baqueta había botellas de agua magnetizada herméticamente cerradas, con sus cuellos apuntando hacia fuera. Las botellas estaban sumergidas en agua y con limaduras de hierro sobre ellas. La baqueta estaba cubierta por una planchuela de hierro con agujeros. A través de los agujeros pasaban unas barras largas de hierro. Por lo tanto la “cubeta de Mesmer” era una enorme masa de metal imantado, el medio idóneo para hacer efectivo el magnetismo animal.

El tratamiento en la clínica de Mesmer no se hacía en forma individual sino en colectivo. Los pacientes se sentaban alrededor de la cubeta, presionando sus rodillas unos contra otros y tomándose de las manos. Este fuerte contacto físico permitiría el pasaje del famoso fluido permitiendo el magnetismo animal entre los pacientes. Luego se les recomendaba a los pacientes que tocasen la parte enferma de su cuerpo con la cubeta.

Siguiendo con la terapia, jóvenes ayudantes de Mesmer entraban a la sala. Comenzaban a masajear a los pacientes, mirándolos directamente a los ojos. Silenciosamente, de las puntas de sus dedos fluía el poder magnético, hasta que un pianoforte comenzaba a sonar, acompañado por la voz de una soprano que entonaba una melodía sin palabras.

Sesión de mesmerismo

Sesión de mesmerismo

El silencio de la sala se rompía pronto, entre risas y carcajadas y gritos de excitación se continuaba el tratamiento. Las mejillas de las mujeres comenzaban a enrojecerse, unos gritaban, otros lloraban y algunos hasta se arrancaban los pelos. En medio de este bullicio los ayudantes del doctor salían de la sala y el doctor Mesmer entraba envuelto en una bata con una varita en la mano. La curación se realizaba a través de la imposición de manos realizada por el mismo doctor o tocándolos con dicha varita. Luego él se encargaba de calmar a los pacientes, con un simple chasquido de dedos los hacía volver a la normalidad. Luego de esto la desorientación reinaba, las personas allí presentes no sabían qué había pasado, pero estaban seguros de haber vivido una experiencia fuera de lo común.

La teoría del fluido universal

La esencia de las prácticas de Mesmer no tenían ningún basamento científico. El doctor creía firmemente en sus nociones pero nunca las puso a prueba, simplemente las aceptaba como verdades. Afirmaba la existencia de un fluido universal que conectaba todo lo existente en el Universo, un lenguaje común del cosmos que afectaba a todo por igual.Esta teoría es heredera de una vieja tradición occidental que se remonta hasta Platón con sus ideas del alma y el mundo, y Aristóteles con su noción del quinto elemento, o elemento primigenio es decir, el éter. Estos conceptos retomados por el hermetismo dan lugar a la noción alquimista de “fluido”. Para los alquimistas, la sustancia primera es un caos, presente en absolutamente todo. La energía universal al unirse a esta sustancia forma el mundo y a todo los seres que habitan en él, transformándose en el principio vital básico. Paracelso afirma que la luz tiene actividad y su acción se ejerce sobre el caos primitivo y ve en el aura, desdoblamiento psíquico del cuerpo humano, una manifestación del principio universal vital. Se puede ver que existía un terreno fértil en el pensamiento occidental para la creación de la noción de un fluido universal. Y Mesmer va más allá, afirma que puede controlarlo y usarlo en beneficio del hombre. 

El Rey se interesa por el tratamiento

Entre los años 1783 y 1784, el mesmerismo se transforma en la curación “de moda” y es entonces que la Facultad de Medicina obtiene que se dicte una prohibición de las sesiones, lo que despierta la cólera de‑ los pacientes y de la opinión pública. Debido a este asunto, Luis XVI decide crear dos comisiones para que se encarguen de estudiar el fenómeno. La Comisión estaba compuesta por ilustres intelectuales de la época. Incluía a Majault, Benjamin Franklin, Jean Sylvain Bailly,J. B. Le Roy, Sallin, Jean Darcet, de Borey, Joseph-Ignace Guillotin, Antoine Lavoisier, Poissonnier, Caille, Mauduyt de la Varenne, Andry, y de Jussieu. Su conclusión es que el fluido universal no existe e insisten sobre el papel que juega la imaginación en la práctica del magnetismo. Un último informe señala que el mesmerismo puede ser peligroso para las costumbres por sus connotaciones sexuales (debido al contacto que se requiere para la imposición de las manos).

De todas maneras a pesar del veredicto desfavorable Mesmer se enriqueció muchísimo con su tratamiento al mismo tiempo que era cada vez más odiado por amplios sectores de la sociedad parisina.

 

 

Anuncios

2 Respuestas a “Franz Anton Mesmer y el magnetismo animal (II)

  1. Pingback: Pseudomedicinas | Annotary·

  2. Bien hay que tener en cuenta que en la epoca de Mesmer no existian aparatos capaces de medir la electricidad o los campos magneticos……siquiera la electricidad?…….esto creo que es a finales de 1700….si hoy en dia se hubiese dado el fenomeno hubiese sido muy facil constatar que existe en realidad el magnetismo y que se puede medir…..seguramente a Mesmer le hubiesen dado un premio nobel por su aportacion a la fisica…..Tenemos en nuestros dias una version del fenomeno Mesmer en la Reconexion de Eric Pearl….quien tambien hace furor entre sus proselitos,y se esta forrando dicho sea de paso……..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s