Napoleón y la remolacha

El corso más famoso de la Historia Universal no solo revolucionó en los terrenos de la política, lo militar y lo jurídico (el Código Napoleón marcó un antes y un después en el derecho civil occidental) sino que también en ámbitos más mundanos, puntualmente en las cuestiones alimenticias y gastronómicas. Me refiero concretamente a la introducción de la extracción de azúcar desde la remolacha.

Adiós Haití, adiós azúcar

El consumo de azúcar en Francia estaba basado en la explotación de la caña de azúcar en la isla de Haití. Esta colonia francesa suministraba más del 50 porciento del tráfico mundial de azúcar y era una joya muy valiosa dentro del Imperio Francés. Las turbulencias políticas surgidas a finales del siglo XVIII en la isla, sumadas a la Revolución Francesa, crearon un terreno más que fértil para la independencia de Haití. Excede el objetivo de este artículo el proceso de independencia haitiano; solo me limitaré a decir que en 1792 la Asamblea Nacional de  Francia dio la ciudadanía a los hombres libres de color. Para aplicar el decreto se envió una fuerza de 6.000 hombres al mando de Sonthonax. La medida no fue del agrado de los blancos y se rebelaron. La fuerza enviada recurrió a los mulatos, con estos y las tropas leales controlaron a blancos y a esclavos. Pero en 1793 Francia declaró la guerra a Inglaterra y el rey Luis XVI fue ajusticiado, iniciándose la República.  Esto tiene consecuencias en Haití. Los realistas se alzaron en armas. Para derrotarlos Sonthonax  recurrió a los mulatos y cerca de 10.000 esclavos a quienes dio la libertad. Derrotó a los realistas, pero la libertad de tantos esclavos molestó a los mulatos, que también tenían esclavos. Sin su principal apoyo y ante el peligro de invasión de los ingleses, buscó la ayuda de los negros decretando la emancipación general de los esclavos. En 1794 la Convención Nacional declara abolida la esclavitud en las colonias francesas.

napoleon bonaparte

Cuando Napoleón toma las riendas de Francia tiene como objetivo crear un imperio colonial y dentro de estos planes estaba recuperar Haití. El corso envía 24.000 tropas al mando de su cuñado el general de brigada Charles-Victor-Emmanuel Leclerc. La expedición fue un desastre; el 18 de noviembre de 1803 fue la decisiva victoria haitiana en la Batalla de Vertierres, que obligó a las tropas francesas a la capitulación, poniendo fin al proceso de emancipación en la isla caribeña, transformándose en la segunda colonia americana que logra la independecia y la vez, la primera república negra del mundo. Así, con esta resonante victoria, Napoleón debe abandonar todo deseo de recuperar Haití.

La crisis y la búsqueda de alternativas

La pérdida de Haití significó una merme importante en las arcas del Estado francés y una agitación política considerable. En el marco de esta crisis económica y social, Napoleón debía encontrar vías alternativas para asegurar el consumo de azúcar. Comenzaron a estudiarse las uvas y la remolacha debido a su alto contenido de azúcar. El estudio de la remolacha azucarera no era nuevo y databa de 1747, puntualmente de los estudios del científico alemán Andreas Marggaf, que obtuvo los primeros 50 gramos de azúcar, al procesar 250 gramos de raíces secas, empleando alcohol etílico sin refinar. Los alemanes habían comenzado a producir azúcar desde la remolacha y en 1801 se construye la primera fábrica de azúcar en Cunern, Baja Silesia, pero los germanos dejaron de lado esta iniciativa.

remolacha_0
La situación de Francia se agrava aún más cuando Napoleón decreta su famoso Bloqueo Continental, cerrándole los puertos principalmente a los productos ingleses, dentro de estos, el azúcar. La situación era apremiante y había que echar manos a la obra y así lo hizo el Emperador francés. En 1811 Napeleón mandó a plantar más de 30.000 hectáreas de remolacha y contribuyó al establecimiento y crecimiento de las empresas dedicadas a la obtención de dicho producto. En poco tiempo, había más de 40 fábricas distribuidas por toda Europa, desde el norte de Francia hasta Rusia, pasando por Alemania, Austria y Dinamarca. Hoy en día, el 70 % de el azúcar mundial proviene de la caña y el restante 30 %, de la remolacha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s