Los boyardos: cambiando barbas por pelucas

El territorio que conforma lo que hoy llamamos Rusia, se mantuvo durante muchos siglos al margen de los vaivenes económicos, políticos y sociales que afectaban a Occidente. Se veía a este territorio como tierra de bárbaros, atrasados. En efecto, el pueblo eslavo se asemejaba muy poco a que podríamos llamar Occidente, su estructura política a mediados del siglo XVII seguía siendo el fierro feudalismo cuando ya en Europa esta etapa se hacía dejado atrás varios siglos antes. Personajes representativos de este período fueron lo boyardos, nobles terratenientes eslavos, muy pintorescos en su forma de vestir (tapados de terciopelo, barbas largas y gorros muy llamativos). Pero lo curioso y exótico de los boyardos sucumbirá a las directrices estéticas provenientes del otro lado del Volga, concretamente de París así como también ante las ambiciones políticas de un Zar cada vez más poderoso.

Boyardos

Boyardos

Tiempos de bonanza

Los boyardos estuvieron presentes desde el inicio de lo que posteriormente se llamaría Rusia. Durante el principado de Kiev, los boyardos eran los jefes de los clanes familiares y podían movilizar a grandes masas de hombres para que engrosaran de las filas de los príncipes ucranianos, algo análogo a los señores feudales occidentales. La vida de los boyardos se basaba en la retención de la tierra y en la conquista de nuevas hectáreas al entrar en guerra con los vecinos más débiles.

La expansión moscovita durante el siglo XIV no significó un límite para la influencia boyarda. A pesar del constante aumento del poder de los príncipes de Moscú, los nobles eslavos conservaban su poderío militar, económico y político, aunque técnicamente los boyardos estaban bajo el dominio de los príncipes. La bonanza boyarda no duró mucho más, durante el mandato de Iván IV o mejor conocido como Iván el Terrible, estos nobles se vieron sometidos a las ansias centralizadoras de Moscú. Su autonomía se vio sometida al cada vez mayor poder militar y político de el principado moscovita. La creación por parte de Iván de una especie de ejército personal, la Opríchnina, debilitó aún más la influencia militar de los boyardos.

boyardo

Cambiando barbas por pelucas

El reinado de Pedro I trajo cambios radicales en la vida de los boyardos. El aspecto de estos fue cambiado drásticamente, obligándolos a abandonar sus típicos ropajes y adoptar las vestimentas de la nobleza europea. Pronto, los boyardos comenzaron a afeitarse, a usar pelucas, polvos y cosméticos, y demás vestiduras típicamente occidentales.
Por si esto no era suficiente cambio, los boyardos se vieron nuevamente sometidos a la voluntad del Zar. Con el estado ruso ya maduro, el Zar tenía el poder para someter a los boyardos bajo su dominio definitivo. Al igual que Luis XIV, Pedro I creó una nobleza cortesana. Ahora el prestigio de los boyardos no dependía de su poder militar o económico, sino de los servicios y lealtad que le prestaban al Zar. Comenzaron a aparecer los títulos nobiliarios europeos, y de la noche a la mañana, en Rusia comenzaron a existir los duques, condes y marqueses.
El zar creó una “Tabla de rangos” y en ella ordenaba cualitativamente a sus nobles en función de la lealtad que le tenían y los servicios que prestaban al Imperio. Así, el soberano ruso podía ascender o descender a un noble solamente con su voluntad, así como también castigar severamente a aquel que osaba desobedecer sus órdenes.
La creación de la nueva capital rusa, San Petesburgo, tuvo como consecuencia el desplazamiento de una gran masa de boyardos muy adinerados, desde el campo hacia la nueva ciudad, estando más cerca de la órbita zarista. Quedaron pues en el campo los boyardos menos ricos.

Esta es la breve historia del esplendor y ocaso de la clase noble eslava, que,vaya coincidencia, sucumbieron, al igual que los nobles europeos, ante el avance y consolidación del Estado Absolutista.

Los boyardos y la música

Para amenizar el artículo, les dejo una exquisita pieza del compositor noruego Johan Halvorsen (1864-1935), publicada en 1893. Se titula “La Marcha de entrada de los boyardos”, espero que la disfruten.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s