Estado, disciplina y producción de subjetividad (I)

A) La disciplina y las nuevas formas de control

No se puede pensar un Estado Moderno como algo fragmentado, atomizado, pulverizado en varios núcleos o centros de poder, cada uno con su jurisdicción o con pretensiones de abarcar determinada jurisdicción. El Estado Moderno debe tener un control absoluto de los aparatos coactivos en un territorio determinado, de forma legítima (Weber). Ahora bien, para que un Estado se mantenga en el tiempo, debe poseer ciertos

mecanismos subjetivos de valoración que sean aceptados por los sujetos, dicho de otra manera, toda dominación debe estar legitimada internamente, subjetivamente. Analizaremos en particular un acto estatal; la seguridad e intentaremos descubrir cómo la defensa del orden público genera criterios de legitimación estatales.

Foucault expone de esta manera:

(…) frente al poder, el súbdito no está ni vivo ni muerto. Desde el punto de vista de la vida y de la muerte es neutro y corresponde simplemente a la decisión del soberano que el súbdito tenga derecho a estar vivo o, eventualmente, estar muerto.”
(Michel Foucault. Defender la sociedad, curso del 17 de marzo de 1976, Íbid, pág. 218)

De este pasaje se puede desprender una apreciación fundamental, ante la colosal máquina estatal el sujeto es una masa amorfa y el poder puede disponer de ella, moldearla a su antojo apelando a un principio supremo, el orden público, la defensa del equilibrio social, el “status quo”. Para entender esta gigantesca potestad estatal no son suficientes los criterios de legitimidad y fundamentos del Estado (que fueron muy extendidos durante el medioevo y hasta llegar al siglo XVIII Y XIX) sino que es necesario desentrañar los mecanismos que Foucault llama “disciplinarios.” ¿Pero qué es la disciplina?

 Este nuevo tipo de poder -la disciplina- que ya no puede ser transcrito en términos de la soberanía, es uno de los grandes inventos de la sociedad burguesa.”

(“Genealogía del racismo”, Foucault, Michel. Ed Altamira, Bs. As. 1992)

La disciplina no se ejerce a través de ideas o abstracciones sobre el origen del poder, sino que a través de mecanismos propios, puntuales y concretos, que deben ser ocultados.

“(…) desde el momento en que las constricciones disciplinarias debían ser ocultadas como ejercicio efectivo del poder, también era necesario que la teoría de la soberanía estuviera presente en el aparato jurídico y fuera reactivada por lo códigos.”
(Op.Cit. Pág 37)

Con esto Foucault evidencia el papel del Derecho, solapar o disimular los mecanismos de control disciplinarios mediante una teoría que legitime esos procesos. Es importante aclarar algo, el Estado no tiene el control absoluto de la disciplina, simplemente la utiliza para lograr sus fines, dentro de estos, la seguridad.

Podríamos decir entonces que la disciplina es un poder extra-estatal, un poder que inunda todo el cuerpo social. Digamos entonces que el punto de encuentro entre nuestros dos tópicos -Estado y seguirdad- es la disciplina.

Teniendo esto en cuenta, ¿cómo se puede definir la disciplina?

” Por un lado una técnica disciplinaria, centrada en el cuerpo, que produce efectos individualizantes y manipula al cuerpo como un foco de fuerzas que deben hacerse útiles y dóciles.”
(Op. Cit. Pág 204)

El cuerpo ahora no debe ser castigado con el suplicio, con el dolor extremo, deja de ser el castigo un espectáculo morboso, a la luz del día con un público expectante de ver la expiación de la culpa a través de un dolor y tormento extremos. A finales del siglo XVIII y a comienzos del s.XIX comienza a surgir en Europa un movimiento reformista del Código Penal y de la severidad de los castigos. Para comprender mejor este proceso es menester citar algunos pasajes de la aclamada obra de Michael Foucault ”Vigilar y Castigar”. aquí el autor comienza realizando un detallado relato del suplicio de un hombre, un tal Damiens, el 2 de marzo de 1757. Se lo acusaba de parricidio y el castigo fue realmente inhumano. Se lo mutiló, quemó, descuartizó y destripó mientras este estaba aún vivo. La pregunta que nos debemos realizar es ésta: ¿Acaso seguimos viendo este tipo de espectáculos? La respuesta es que, por lo menos en Occidente, no. ¿Qué produjo este cambio?. Quizás la respuesta se encuentre en una revalorización del cuerpo.

El pasaje de la penalidad extrema a una “sobriedad punitivano es casual . Ahora no se castiga al cuerpo, sino el alma, la interioridad del ser:

“ Desde los 150 o 200 años que hace que Europa ha establecido sus nuevos sistemas de penalidad, lo jueces, poco a poco, pero por un proceso que se remonta a mucho tiempo, se han puesto pues, a juzgar otra cosa distinta de los delitos: “el alma” de los delincuentes.”
(Op. Cit. Pág 26)

La justicia descarga el peso de la pena en un mecanismo administrativo, alejando de si la pesada tarea de castigar. Ahora la forma de aplicar la pena no es atentando directamente sobre la materia corporal, sino contra los derechos que están incluidos en ese cuerpo. Lo mencionado no excluye una cuota de coacción física y castigo físico pero su magnitud no es comparable con la aplicada en tiempos anteriores. Digamos que, resumiendo, la disciplina reorienta la potencia de la coacción estatal (por antonomasia, la policía) a lugares cerrados y con un cuidado particular del cuerpo, se lo debe cuidar para utilizarlo a provecho del poder. A pesar de esta atenuación o sobriedad punitiva, el poder estatal aún tiene el monopolio de los cuerpos, y los puede moldear no solo utilizando la coacción física, sino también ciertas técnicas y saberes, que en conjunto generaran nociones que legitimarán la coacción estatal.

represion-policial

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s