Estado, disciplina y producción de subjetividad (II)

B) La criminología y saberes paralelos, la ortopedia social y el criminal como peligro virtual.

Tenemos un hecho clave, que hoy en día parece normal: el sistema penal está en manos del Estado, pero esto no siempre fue así, sino que Occidente pasó paulatinamente por un proceso de reapropiación estatal del sistema punitivo. Digamos que el castigo se pierde en manos eclesiásticas durante parte del Medioevo para volver a manos públicas en el siglo XVII en adelante. (Prueba de esto es, el gran afán de los contratistas del siglo XVII –en especial Hobbes- que el Estado o el poder político tuviera la potestad de administrar y aplicar justicia) Este proceso de reapropiación de lo penal por lo público, se debe a la consolidación de los estados proto-modernos ( los verdaderamente modernos se consolidaron en el siglo XIX) que generaron a su vez un desligue de la práctica punitiva de los asuntos metafísicos, religiosos o morales. El Estado como nueva forma de organización política, con su densa red de burócratas, racionaliza y sistematiza el sistema penal, lo transforma en un todo formal.

Junto a este proceso de estatización del castigo penal, tenemos una reformulación del castigo, de la naturaleza de éste. Foucault lo expone en su cuarta conferencia sobre “La verdad y las formas jurídicas” en este pasaje :

El principio fundamental del sistema teórico de la ley penal (…) es que el crimen, en el sentido penal del término o, más técnicamente, la infracción, no ha de tener en adelante relación alguna con la falta moral o religiosa. La falta es una infracción a la ley natural, a la ley religiosa, a la ley moral; por el contrario, el crimen o la infracción penal es la ruptura con la ley, ley civil explícitamente establecida en el seno de una sociedad por el lado legislativo del poder político.”

(La verdad y las formas jurídicas, Foucault Michel. Pontificia Universidade Catolica do Rio do Janeiro, 1973, Pág 39).

Tenemos por lo tanto aquí, una separación absoluta del plano temporal y del plano terrenal del castigo. Son dos instancias diferentes, a las cuales el poder político estatal le dará predominancia y relevancia solamente a la terrenal. La moral queda fuera de la ecuación, importa si el desvío es perjudicial para el cuerpo social.

Dicho en palabras de Foucault: “(…) una definición clara y simple del crimen. El crimen no es algo emparentado con el pecado o la falta, es algo que damnifica la sociedad, es un daño social, una perturbación, una incomodidad para el conjunto de la sociedad.

Por lo tanto se desprende de esto que el criminal ya no es un hereje, un blasfemo o un impío, sino un damnificador social, un enemigo interno. Una persona que atenta contra el “status quo” de la sociedad, produciéndole un daño a ésta. El problema es qué hacer con el criminal, ya no se puede apelar a Dios o a un conjunto de valores supremos para castigarlo, el Estado deberá encontrar una forma diferente de castigar.

Estamos entonces, frente a una mutación punitiva. Respecto a qué castigo aplicarle al criminal según Foucault, durante el proceso de reforma penal antes mencionado, cuatro posibilidades (a los efectos de sintetizar la cuestión, resumo los puntos someramente):

1. La expulsión del criminal del cuerpo social, exiliarlo a modo del ostracismo griego, por haber roto el “pacto

social”

2- Un exlusión ya no material, sino moral, espiritual, a través del escarnio público, del insulto. Humillar

públicamente al condenado.

3- Obligar al sujeto en cuestión a trabajar de forma forzosa para reparar el daño }

4- La ley del Talión, el criminal recibirá “una cucharada de su propia medicina” para evitar que vuelva a reincidir.

Curiosamente la opción por la que se inclinó el reformado sistema penal no está dentro de las cuatro mencionadas, sino que crea una completamente nueva, la prisión. Las opciones antes mencionadas se descartaron de plano por su tono arcaico o inaplicabilidad, ya que no respondían a una nuevas concepción de sociedad, la sociedad de la ortopedia, de la disciplina.

Todo este devenir, este proceso Foucault lo resume magistralmente en este pasaje :

Toda la penalidad del siglo XIX pasa a ser un control, no tanto sobre si lo que hacen los individuos está o no de acuerdo con la ley sino más bien al nivel de lo que pueden hacer, son capaces de hacer, están dispuestos a hacer, o están a punto de hacer

              (Op. Cit. Pág 42)

Quisiera aquí detenerme brevemente sobre el perfil del criminal, el criminal no es tanto criminal por sus actos vigentes sino por sus actos virtuales, sus posibles actos. La introducción de la noción de virtualidad en la criminología y en la teoría penal tiene efectos considerables, ya que no solo legitima la acción estatal debido a un crimen puntual sino también futuras acciones destinadas a evitar la reincidencia del criminal.

El mero acto judicial ya no es suficiente para generar criterios internos de legitimidad de la coacción estatal,la mera sentencia es estéril para lograr tal fin, ahora debe apoyarse en un conjunto de saberes, las llamadas ciencias sociales y la medicina para justificar y respaldar la decisión judicial. Dicho de otra manera, debe apoyarse en una red de profesionales y técnicas (pedagogos, médicos).

En conclusión podríamos decir que: el crimen y el criminal es redefinido, el primero como un atentado al cuerpo social y el segundo como un ser peligroso y virtualmente peligroso. A su vez los sistemas penales ya no se pueden apoyar en la legitimidad de las sentencias judiciales sino que deben apelar a saberes paralelos (saberes que contribuyen a la disciplina) para que el acto judicial tenga una legitimación plena.

criminal.301132500

Anuncios

Una respuesta a “Estado, disciplina y producción de subjetividad (II)

  1. Pingback: El globo alfabético | El globo de Gambetta·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s