La camisa de once varas

Curioso es el origen de la expresión popular, “Meterse en camisa de once varas”. Según parece proviene del medioevo donde era tradición, a la hora de adoptar a un hijo, el quien iba a ser el padre adoptivo, muchas veces un eclesiástico que deseaba un sucesor, lo metiera por la manga de una camisa de grandes dimensiones -de ahí la exagerada medida de once varas La vara equivalía a 835,9 milímetros, por lo que la camisa medía aproximadamente 9 metros y 20 cm- y lo sacara por la cabeza, queriendo simbolizar con este recorrido un segundo parto.

Quien se metía en esta camisa iba a dar en una familia y a un lugar que no eran los suyos, lo que a veces, como parece sugerir la frase, especialmente cuando se adoptaba a jóvenes o adultos, no salía del todo bien.

Esta ceremonia, documentada en varios países de Europa, habría dado también origen a refranes y frases, hoy en desuso, como «Éntrale por la manga y sácale por el cabezón», «Metedlo por la bocamanga y salirse os ha por el seno (por el cabezal)».

En algunas zonas, el padre o la madre adoptivos metían al niño bajo su manto o sus vestiduras en señal de protección. Estas costumbres, u otras muy similares, se mantienen actualmente en algunos pueblos eslavos del sur (búlgaros y bosnios) y entre los turcos.

Así la expresión perdió su raíces históricas y se transformó en una frase que simboliza meterse en algún apuro, o en una situación tan peligrosa como la que debía pasar el niño adoptado.

camisa medieval

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s