El humo del humorista

Parece que las hilarantes hilanderas

inundaron al Estado con su inmoral risa

¡¿Pobres riéndose?!

¡¿Qué es eso?!

Como hierba, los humoristas comenzaron a aparecer

¿Acaso no es suficiente con que ya puedan reír?

¿Acaso es necesario que existan personas cuyo oficio sea el hacer reír a los demás?

-¡Esto es intolerable!- gritó el general

Los humoristas deben desaparecer

Inmediatamente, sus colaboradores gritaron:

– Toque de queda a las 10 de la noche, entren en los clubes, bares, antros de todo tipo y color

– Son fáciles de reconocer, siempre están fumando, son los únicos que fuman. Parece que el humo de su cigarrillo es la causa de tanta hilaridad

– Debemos dejar de importar habanos cubanos, desde que comenzaron su revolución están riéndose demasiado. La alegría caribeña no me agrada en lo más mínimo – sentenció la máxima autoridad estatal

Pronto, los habanos y los humoristas comenzaron a desaparecer

pero mágicamente la risa aún sobrevivía.

groucho-marx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s