No

 

No es una palabra que pone fin a otras posibles palabras.

El no es un freno, un tabique, un obstáculo

Hay noes que duelen, pero también otros que alegran.

El no es, por naturaleza, neutro, y a su vez neutraliza.

¡Vaya coincidencia!

¡No!

Se bate en mortal duelo con su archienemigo, el sí.

Con tanto sí y no, esto parece un plebiscito

¡No!

Su hijo directo, la negación forma parte de la dialéctica y por lo tanto del discurso

y de las interacciones humanas.

No fumes, no bebas, no comas grasas, no hables, no discutas, no opines.

Simplemente no.

¡Cuántos noes! ¿no?

¡No!

De cuántos noes nos arrepentimos y de cuántos no.

No lo sabemos.

Lo que sí sabemos es que el no debe ser usado con moderación

¿no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s